Eje 5. El papel de las administraciones públicas en seguridad y salud laboral

El papel a desarrollar por las Administraciones Públicas en materia de Seguridad y Salud Laboral se deriva de una doble condición: por un lado, derivado de su carácter de mayor empleador de Castilla – La Mancha, considerando tanto a la propia Administración Regional como al conjunto de empleados públicos en el marco de la Administración Local; por otro, por el ejercicio de su ámbito competencial, el cuál incide, tanto de manera directa como indirecta, en las condiciones de centros de trabajo y empresas de la Región.

Línea 5.1 Seguridad y salud laboral en JCCM

En su condición de mayor empleador de Castilla – La Mancha, la Administración Regional ha de velar por la seguridad y salud de un colectivo de trabajadores muy amplio, el cual representa un porcentaje de la población trabajadora de la Región muy relevante.

Siendo así, se considera esencial que la actividad preventiva se desarrolle a través de una organización preventiva adecuada en medios y recursos, teniendo en cuenta las especificidades de sus diferentes ámbitos de actuación, a través de la implantación de un plan de prevención que promueva la integración de la Prevención de Riesgos Laborales en el sistema general de gestión.

De manera complementaria, el Acuerdo contempla medidas, bien de carácter transversal, bien más específicas, de suma importancia para mejorar las condiciones de trabajo del personal al servicio de dicha Administración.

Línea 5.2 Seguridad y salud laboral en las Entidades Locales

El colectivo de Entidades Locales de Castilla – La Mancha cuenta con una población trabajadora muy elevada, la cual, además, dado el carácter de los servicios públicos que prestan estas entidades, acomete una variedad muy importante de actividades.

Por tanto, el Acuerdo pretende, a través de una colección de medidas muy variada que intenta dar respuesta a la referida complejidad y diversidad de actividades, facilitar las condiciones de Seguridad y Salud Laboral del personal al servicio de estas entidades, a través de medidas de sensibilización, formación, difusión y divulgación, etc.

Línea 5.3 Sinergias ámbito laboral y sanitario

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales mandata a las autoridades competentes en materia laboral y sanitaria una actuación coordinada en materia de Seguridad y Salud Laboral.

Más allá de este mandato legal, el establecimiento de un marco de coordinación por parte de ambos órganos de la Administración Regional, está llamado a producir un efecto sinérgico que ha de repercutir en la eficacia y eficiencia de su actuación.

Línea 5.4 Seguridad y salud laboral en el ámbito educativo

La introducción de contenidos formativos relacionados con la Seguridad y Salud Laboral en el ámbito educativo ha de producir efectos muy favorables en la futura población trabajadora.

Dicha introducción de aspectos de Seguridad y Salud Laboral, bien de manera transversal en las primeras etapas de la educación, bien de manera más específica en las etapas formativas más cercanas a la inserción en el mundo laboral, se alinea con los fines del presente Acuerdo. De manera que en esta línea estratégica se prevé una diversidad de medidas dirigidas a la integración de la Seguridad y Salud Laboral en el ámbito educativo.

Línea 5.5 Coordinación políticas públicas

Además de los órganos competentes en materia laboral y sanitaria, otros órganos de la Administración Regional ejercen funciones que tienen incidencia en las condiciones de Seguridad y Salud Laboral.

De manera que esta línea estratégica contempla medidas cuyo fin principal es la coordinación de las actuaciones de dichos órganos, en particular en materia de industria, minería y medio ambiente, con las actuaciones propias de la autoridad laboral, todo ello con el fin de evitar duplicidades y mejorar la eficacia de sus respectivas actuaciones.