Eje 2. Integración de la prevención en la empresa: enfoque sectorial

La gestión empresarial puede considerarse deficiente o incompleta si no integra en su desarrollo la Prevención de Riesgos Laborales. Dicha integración ha de estar presente en todos los estamentos jerárquicos de la empresa, con mayor o menor grado de complejidad en función de parámetros de plantilla, actividad o características y número de los centros de trabajo de aquélla, pero en esencia debe corresponderse con una atribución de funciones y responsabilidades en materia preventiva, íntimamente ligadas a la propia gestión empresarial, que dé lugar a una gestión integral, indisociable.

Línea 2.1 Optimización actividad preventiva de las empresas

Una adecuada disposición de medios y recursos propios para la realización de la actividad preventiva por parte de la empresa se revela imprescindible para que la gestión preventiva sea eficaz. El recurso a la externalización es, obviamente, viable, pero de manera preferente ha de tener un carácter especializado y servir de apoyo y asesoramiento en la gestión, pero en ningún caso ha de convertirse en una acción paralela, no integrada, a la gestión empresarial.

Siendo así, el Acuerdo contempla medidas que van desde las líneas de ayuda económica para favorecer inversiones que redunden en las condiciones de trabajo, al fomento y difusión de buenas prácticas empresariales que sirvan de referencia para la actividad preventiva de otras empresas.

Línea 2.2 Acciones sectoriales

El análisis del estado de la situación de la Seguridad y Salud Laboral en Castilla – La Mancha, tanto desde un punto de vista cuantitativo como cualitativo, muestra que es necesaria y muy oportuna la especialización de las acciones a realizar desde un enfoque sectorial, dado que la casuística, problemática y necesidades difieren ostensiblemente en función de la rama de actividad de las empresas, sin menoscabo de los aspectos transversales comunes a todas ellas.

Fruto de dicho análisis se han identificado una serie de sectores prioritarios que, además, cuentan con necesidades específicas desde un punto de vista preventivo. La participación de los propios Agentes Sociales en la definición de las acciones a desarrollar en el marco de los programas de asesoramiento, vigilancia y control, así como en la definición de otras acciones de difusión, divulgación, incentivación, etc., es el eje central de esta línea estratégica. No obstante, el alcance de estas acciones no se limita a los referidos sectores, puesto que se contempla que paulatinamente las acciones sectoriales alcancen a otras ramas de actividad.

Línea 2.3 Asesoramiento técnico, vigilancia y control

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales encomienda a las autoridades competentes en materia laboral y sanitaria y a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social funciones de asesoramiento técnico, vigilancia y control del cumplimiento de la normativa preventiva. Asimismo, los Agentes Sociales realizan, de manera continuada en el tiempo, una importante labor de asesoramiento técnico.

El ejercicio de estas funciones y cometidos se considera necesario para impulsar la pretendida integración de la prevención en el sistema general de gestión de las empresas. Por tanto, el Acuerdo contempla una serie de medidas que dan continuidad a esta importante labor, de igual modo desde un enfoque sectorial complementario de las actuaciones generales, y poniendo especial énfasis en aquellas factores o prácticas que distorsionan o dificultan la referida integración preventiva.